¿Los gatos saben volver a casa? ¿Cómo lo hacen?

Los dueños de gatos saben muy bien lo que significa tener a tu mascota en casa un día y de un momento a otro no volverlo a ver en un tiempo. Es una sensación agridulce pensar que pudo haber pasado algo si el gato no regresa. Sin embargo, siempre vuelven, o por lo menos, casi siempre. 

¿Cómo encuentran el camino a casa? Es una incógnita que te vamos a ayudar a responder a continuación. 

¿Por qué los gatos se van de casa? 

Lo primero que tienes que saber es que los gatos no abandonan el hogar, es decir, no se van enfadados huyendo. Pueden estar a gusto y con todas sus necesidades cubiertas y aún así salir de casa por tiempo indefinido. 

Por lo general, bastan unos tres días fuera de casa para que el gato regrese (aunque para algunos unas cuantas horas les es suficiente para regresar a buscar comida). Y tal como lo hemos mencionado anteriormente, no se van enfadados, solo es un reflejo de su naturaleza, tiene que ver con su instinto felino. 

Razones de un gato para salir de casa 

Estos son algunos de las motivos por los cuales los gatos se van del hogar de un momento a otro:

Curiosidad:

Los felinos son instintivamente curiosos, es por ello que cualquier cosa que llame su atención fuera de la casa despertará esas ganas de ir a explorarlo, conocerlo, olerlo y morderlo. Aunque todo dependerá de la personalidad del gato, la mayoría no dudará en salir a explorar el mundo. 

Jugar o socializar en grupos, corretear a un pájaro, perseguir a un ratón, son algunas de las razones que motivan a un gato a dar una vuelta por el vecindario. 

Aparearse:

Buscar pareja es otra de las razones por las cuales a los gatos les gusta dar un paseo de vez en cuando. 

En este período de apareamiento, los gatos son capaces de oler a un gato del sexo opuesto a muchos metros de distancia. 

A partir de los 4 meses ya hay gatas que están en celo, así que harán todo lo posible por ir al encuentro sexual. En el caso del macho, no dudará en escapar si huele a alguna hembra en los alrededores. 

Cacería:

Ejercitar su habilidad cazadora es otra de las razones para salir del hogar. Si ven una posible presa a través de la ventana querrán seguirla aunque signifique salir de su casa. 

Independencia:

Aunque es muy raro este motivo, existen gatos con una personalidad muy marcada. Se trata de gatos independientes que por lo general han vivido siempre en la calle y han sido adoptados recientemente. 

Son los que a pesar de tener techo y comida, prefieren ser libres. 

¿Cómo logran regresar a casa? 

La ciencia ha demostrado que los gatos poseen un gran sentido de orientación, que se perfecciona mientras más cerca esté del punto de partida. 

Si el radio está a unos 5 kilómetros, la posibilidad de encontrar el camino de regreso es de un 60 por ciento, es decir, es altamente probable que, aunque haya salido a dar un paseo largo, tu mascota regrese. 

De hecho, si el felino considera que tu casa es su casa, regresará siempre. Ten por seguro que cuando acabe el paseo volverá. 

¿Existe la posibilidad de que mi gato no regrese? 

La respuesta es sí, en ocasiones el sentido de orientación falla y se pierden. Esto sucede usualmente con gatos bebés. 

No obstante, no es común que un gato no regrese a casa. Eso le sucede generalmente a gatos que no están acostumbrados a salir. Depende mucho de las costumbres y personalidad del animal. 

Los gatos son animales muy observadores y analizan muy bien el entorno, por lo tanto, reconocen fácilmente el camino de regreso a casa. Se cree que son capaces de crear un mapa en su mente y usar puntos de referencia para ubicarse. 

De los animales domésticos, el gato es el que tiene este sentido más desarrollado, heredado de sus antepasados, los gatos salvajes, aún por encima del perro y su poderoso olfato. Además, se cree que al irse, van marcando el camino con su propia orina, lo que facilita encontrar la vía de regreso. 

En ocasiones, un accidente hace que no puedan retornar por estar heridos o porque perdieron la memoria. 

También sucede con las gatas preñadas, si parieron fuera de casa no regresarán ya que por ningún motivo abandonarán a sus crías. 

Otra posibilidad es que haya sido acogido por otra persona al encontrarlo deambulando en la calle o que haya sido robado. 

¿Qué hacer para proteger a mi gato? 

Puedes acudir a tu veterinario de confianza para que le coloque un microchip y lo puedas localizar fácilmente. 

También está la opción de un collar con GPS para que lo rastrees cuando quieras. 

No olvides tener al día sus vacunas en sus visitas periódicas al veterinario. De igual manera, mantenlo desparasitado, así evitarás que se enferme en caso de que escape o que vuelva lleno de parásitos. 

¿Cómo evitar que mi gato se escape? 

Como no puedes evitar que su instinto de exploración aflore, debes saber cómo reaccionar en caso de que tu mascota escape. 

Aunque su sentido de orientación esté bastante desarrollado, no hay un 100 por ciento de garantía de que el gato regrese una vez que escape. 

Debido a que el instinto reproductivo es muy poderoso en los felinos, deberías castrar a tu gato, no solo como método anticonceptivo, sino como una medida de control territorial. De esta manera evitarás peleas callejeras y posibles accidentes. 

Con la castración y/o esterilización, disminuirán en gran medida los escapes relacionados con el deseo sexual.

Trata también de crear un ambiente agradable en casa, así se sentirá motivado a regresar y disminuirá las ganas de escapar. 

Asegúrate de adecuarle un lugar limpio y tranquilo donde descansar, con un arenero cerca, agua y comida. 

También recuerda proveerle el suficiente entretenimiento para que no se aburra en intente buscar diversión en la calle. 

Cada vez que regrese a casa, intenta premiarlo con mimos, golosinas o juegos, así asociará la conducta con un momento agradable. También deberás bañarlo y revisar que no tenga pulgas y otros parásitos. 

Por ningún motivo utilices remedios caseros para evitar que el gato escape. Existe la creencia que untando manteca en los bigotes o cortando la punta de la cola podrás evitar que dé un paseo lejos de casa. Por favor, no lo intentes, podrías hacerle daño. 

Mi gato ha escapado, ¿Qué hago? 

Si tu mascota posee protección ante este tipo de casos, activa el rastreo del chip o GPS lo más pronto posible. 

Para encontrar a un gato perdido que no tiene ningún dispositivo de rastreo, puedes acudir a ciertas técnicas que, aunque antiguas, aún siguen funcionando. 

Por ejemplo, puedes colocar carteles por el barrio con la foto de tu mascota, solicitando información y en la medida de las posibilidades, ofreciendo una pequeña recompensa. Incluye una foto, descripción física, raza, color, dirección, teléfono de contacto y la zona donde desapareció.  

Puedes colocarlos en tiendas de animales, clínicas veterinarias, supermercados, postes o farolas. Averigua si puedes hacerlo en el periódico local para ampliar el radio de búsqueda. 

Da una vuelta por los refugios de animales para verificar si ha sido capturado. 

Haz uso de las redes sociales o de los grupos de mensajería instantánea para avisar a tus contactos, así los mantendrás alerta y te ayudarán a encontrarlo. 

Deja un comentario