¿Por qué los gatos bufan?

El bufido es un sonido representativo de algunos animales cuando están a la defensiva, y aunque no es nada agradable ver a un animal así, es interesante saber la razón por la que lo hacen. 

Seguramente has escuchado a tu gato bufar y te habrás preguntado. ¿Es una señal de alarma?, ¿Puedo acercarme a mi gato si está bufando?, ¿Mi gato está enfermo si se bufa con frecuencia?

Pues precisamente esto es lo que te voy a desvelar en este artículo. Vamos allá:

¿Qué es un bufido? 

Bufar significa resoplar con fuerza. Por lo general, esta acción es característica felinos y viene acompañada de algunos gestos. 

En los gatos sería un claro signo de enfado, una alerta, un mensaje para que el otro se aleje. Cuando bufan muestran los dientes, abren la boca para soltar aire fuertemente y encorvan la espalda. Seguramente después de bufar vendrá un ataque así que debes estar alerta si lo ves haciéndolo. 

Si estás interactuando con él, como por ejemplo, cortándole las uñas o incluso acariciándolo y se bufa, es hora de detenerse. Te está diciendo que no le gusta

¿Por qué bufan los gatos? 

La mayoría de los gatos bufan por temor, por inseguridad, porque se sienten amenazados o por dolor. Y aunque hay muchas razones no tenga nada que ver contigo, lo importante es que no te acerques mientras tu mascota lo esté haciendo. 

1) Por miedo 

La mayoría lo hacen cuando se sienten vulnerados o atacados. Puede ser que bufe cuando llega una visita nueva a casa o cuando lo sorprenda un sonido extraño, muy fuerte o brusco. 

También puede que lo haga cuando reconozca a alguien que le haya hecho daño en el pasado, o simplemente una situación que le recuerde a ello. Piensa que los gatos tienen muy buena memoria y eso los puede hacer algo rencorosos, y bufar es su manera de decir: “No te quiero cerca”. 

Hace un tiempo escribí un artículo con algunos consejos para saber si tu gato te puede estar teniendo miedo, quizás incluso por algo que alguien hizo y que ahora relaciona contigo.

Aunque los gatos tienen una naturaleza asustadiza, existen algunos casos extremos, donde debemos ser pacientes y comprensivos con el animal para tratar de apaciguar su comportamiento. Es posible que nunca llegue a perder determinados miedos, pero sí que podremos hacer que dentro de casa cuente con un entorno donde sienta seguro y a gusto.

2) Por dolor 

En líneas generales, los gatos son animales muy fuertes que casi nunca se quejan. Pero si notas que al levantarlo o tocarlo bufa sin razón, cabe la posibilidad de que esté sufriendo alguna afección. Quizás algo le duele cuando lo tocas y quiere que dejes de hacerlo. 

Si tu mascota sale con frecuencia al exterior, trata de inspeccionar si tiene algún golpe o rasguño causado por una pelea en la calle o un accidente del que no te hayas enterado. 

Observa bien a tu gato durante unos días, y si ves que bufa menudo, por ejemplo varias veces al día sin que haya causa aparente o de forma continuada al respirar, habla con tu veterinario para que le haga un chequeo. Es posible que externamente no se aprecie nada, pero sin embargo esté sufriendo en silencio.

Algunas de las afecciones más comunes que dan lugar a este comportamiento son la artritis, las hernias o las gastritis, pero eso sólo lo puede determinar el especialista analizando su caso en concreto.

3) Te está advirtiendo de algo 

Es su manera de alertar a los demás, de decir “Esto no me gusta, aléjate o te las verás conmigo”, incluso antes de acercarte o intentar cogerlo en brazos. 

Aunque los gatos son depredadores naturales, no son conflictivos, por lo que bufar es su forma de decir: “Aléjate, no quiero pelear”. 

Esa advertencia se puede deber a cualquier motivo, como estamos viendo en este listado. No obstante, lo que debe quedarnos claro es que quiere que le dejemos solo, que no le molestemos.

4) Para defender su territorio 

Por lo general sucede cuando hay más de un animal en casa. No necesariamente otro gato (como un perro o un conejo), pero si ese fuera el caso, lo más seguro es que alguno de ellos sea el que quiera dominar la camada. 

Al ser tan territoriales, bufan para expresar su descontento por tener que compartir el espacio con otros. 

Podrás identificar que este es el motivo cuando el bufido sea intenso y prolongado. Pero calma, poco a poco irá disminuyendo en la medida en que se vayan adaptando el uno al otro y se establezcan las jerarquías entre ellos. En este artículo analizamos cómo hacer para que un gato acepte a otro.

5) Para llamar la atención

¿Notas que tu gato está solo y, aun así, bufa? Puede ser que esté mirando por la ventana y bufe a un pájaro que acaba de pasar, o que haya percibido el olor de otro gato por la calle e intente avisarle de que él está ahí, controlando el territorio.

6) Por ser cachorro 

Los gatos más jóvenes tienden a ser más «resoplones» que los adultos, por eso, si has descartado todas las razones anteriores, éste puede ser el motivo (en caso de que tu gato sea cachorro, obviamente). 

No te preocupes, a medida que vaya creciendo y vaya ganando seguridad en sí mismo lo hará menos

7) Es agresivo 

Puede que no haya una razón más allá que justifique que tú gato se bufe cada vez que te acerques y simplemente se trata de que es agresivo. Si notas algunas de estas señales, puedes hablar con el veterinario para que te dé algunos consejos sobre cómo gestionarlo:

  • Golpea o araña sin justificación usando las patas delanteras 
  • Muerde sin razón 
  • Gruñe o da alaridos  
  • Clava dientes o garras en cualquier superficie 

En algunas ocasiones, tu gato puede experimentar un cambio repentino de carácter, por ejemplo al alcanzar la madurez o después de una experiencia algo traumática que lo haga estar en alerta constante. Intenta identificar la causa de esa ansiedad o estrés para ver si puedes mitigar su agresividad.

Si no encuentras una solución, puedes optar por visitar a un etólogo, que es el especialista en psicología animal, quien puede analizar el comportamiento del gato y darle algunas pautas útiles para llevar mejor su comportamiento agresivo en el día a día.

8) Está incómodo o aburrido 

Si está de mal humor, seguramente tu gato no querrá que nadie se le acerque ni se dejará acariciar, y se bufará ante el menor estímulo. Para evitar que esto pase, sigue estos simples tips

  • Procura que tenga un espacio que sea agradable y libre de ruidos que le permita relajarse.  
  • Juega con él de vez en cuando para que no se aburra. 
  • Coloca rascadores para que lime sus uñas o se desestrese. 
  • Mantén su espacio limpio, incluyendo el arenero. 
  • Coloca agua limpia y fresca a su alcance. 
  • Observa su entorno y mantente atento a los objetos a los que le bufa, y si puedes, quítalos de su alcance. 

9) No está esterilizado 

Si tu gato no está esterilizado tenderá a ser más territorial de lo normal y por lo tanto bufará más. 

Tanto para control de la población como para calmar su agresividad, lo mejor será que pienses en la esterilización. En cualquier caso, te recomiendo estudiar este tema con tu veterinario. 

Conclusión:

No debemos olvidar que los gatos son animales que necesitan cierta distancia y espacio, a los que les gusta tener el control de a quien dejan o no entrar en su zona de confianza. Muchas veces, pensamos que algunos de sus gestos indican que nos ha aceptado, pero puede que sean, por ejemplo, una forma de marcar su territorio o de reconocernos.

Por ese motivo, siempre debemos ser muy cautelosos y no adelantarnos, ya que podríamos echar al traste los progresos logrados hasta el momento.

La relación con un gato se puede trabajar, pero requiere de paciencia y comprensión. Es posible que tu gato haya pasado antes por experiencias algo traumáticas, que no pueda olvidar tan fácilmente. La mejor manera de que se sienta cómodo será haciéndolo entender, a base de paciencia, que puede confiar en nosotros.

Te dejo a continuación dos artículos que te pueden interesar, sobre cómo lograr que tu gato sea más cariñoso contigo y cómo amansar a gatos ariscos.

Deja un comentario