¿Mi gato es feliz?

Todos amamos a los gatos. Sí, es una afirmación un tanto exagerada, pero todos los que sentimos esa pasión por los felinos sabemos que es imposible no querer a estas hermosas criaturas peludas.

Pero no hay que olvidar que los gatos son animales de carácter independiente e individualista. Como no suelen ser tan cariñosos como quisieran algunos dueños, nos suele quedar la duda de si estas mascotas son felices a nuestro lado y si estamos cubriendo todas sus necesidades básicas y de afecto. ¿Quieres saber cómo descubrirlo? Aquí te lo contamos.

Señales que confirman que tu gato es feliz

A pesar de no ser muy expresivos, los gatos tienen muchas maneras de dar a conocer su estado de ánimo: su postura corporal es el mejor indicativo. Fíjate en estos detalles.

1) Postura corporal

  • Si tu gato tiene la cabeza erguida significa que se siente cómodo a tu lado, y si la inclina hacia adelante, definitivamente está a gusto y quiere que lo acaricies.
  • Rozar su nariz contra ti es otra de sus maneras de expresar su conformidad.
  • Fíjate también en su cola. Siempre debe estar erguida y si la tiene en forma de gancho, está en uno de sus mejores días.
  • ¿Recuerdas cómo te acurrucas al dormir cuando estás cómodo? Pues lo mismo hacen los gatos. Un sueño placentero hace que escondan sus patas y con ellas sus garras, es decir, no hay un motivo de amenaza a la vista.
  • ¿Quieres saber cuándo está rebosando de alegría? Cuando está panza arriba, listo para que lo acaricies. Es el momento ideal para estrechar lazos.

2) Señales auditivas

¿Sabías que los gatos «hablan»? Los gatos utilizan sus maullidos para comunicarse, y existe todo un registro que nos permite saber más acerca de su estado de ánimo. El tono es el factor clave, puede estar ronroneando de felicidad o advirtiéndote de un ataque. En la primera opción es un sonido suave y en la segunda bastante más agresivo.

3) Fíjate en sus ojos

A través de la mirada puedes deducir si tu gato está a gusto o no. Aunque pueda parecer poco intuitivo, si te mira con los ojos entreabiertos y con las pupilas dilatadas, es señal de que está contento y feliz.

Puedes comprobarlo en el momento en el que juegues con él o le des comida. Verás que, si no se lo espera, se producirá una dilatación de pupilas repentina, signo de que lo has hecho el gato más feliz del mundo.

4) Se concentra en sus juegos

A los gatos les encanta jugar, y si el tuyo se olvida del mundo mientras utiliza sus juguetes, ten por seguro que se lo está pasando en grande.

5) Actitudes de rutina

A los gatos les encanta asearse, es por eso que para ellos limpiarse y limpiar a los demás es un acto de amor y de consideración. Si tu gato se acicala significa que está a gusto consigo mismo, lo que es una señal clara de seguridad y autoestima, que alcanza cuando tiene todo lo que necesita.

6) Saludo amoroso

Sabemos que los perros mueven su cola y brincan sobre sus dueños cuando los ven, pero no esperes lo mismo de los gatos. De todas formas, esto no significa que no se alegren al ver que has llegado a casa. Los gatos restregarán su cuerpo contra el tuyo para darte la bienvenida y a la vez «marcarte» con su olor. Para ellos eres de su propiedad y de nadie más, así que tratarán de ocultar los olores ajenos con el suyo.

Otra señal es que te busca para que le des mimos. Ya sea al despertar o mientras estás viendo la tele en el sillón, si tu gato reclama tus caricias, es una muestra de que te adora.

En este post te cuento cómo saber si tu gato te «ha elegido» a ti como alguien especial en su vida.

7) Ágil y activo

Lo gatos que corretean sin motivo aparente de un lado a otro demostrando vitalidad suelen estar contentos y muy cómodos en el hogar. Que tu gato sea ágil y activo es una muestra de que es feliz.

¿Cómo hacer feliz a un gato?

Sé que harías cualquier cosa para que tu gato esté a gusto. Aunque no te preocupes, que no es tan difícil complacerlos 🙂 Aquí tienes unos cuantos consejos para que tu gato adore estar a tu lado:

1) Dale (mucho) espacio

Los gatos tienen instintos salvajes, pero eso no significa que no puedan vivir bajo un techo. Solo debes dejar que tenga el suficiente espacio dentro de casa para que pueda curiosear a su gusto.

2) Dale altura

A los gatos les gusta observar y saber que controlan el lugar en el que están, y si es desde lo alto, mucho mejor. Existen camas con alturas que puedes comprar para que tu felino se sienta a gusto. También puedes hacerlas tú mismo, solo es cuestión de aplicar un poco de creatividad. Con dos o tres niveles será suficiente … ¡Atrévete a hacerlas en casa!

3) Déjalo soñar con la vida exterior

A los gatos les encanta pasar tiempo mirando por la ventana. Crea un espacio para que pueda divertirse viendo su propio «reality show» en el exterior con todas las medidas de seguridad posibles para que no se escape o se haga daño.

4) Prémialo de vez en cuando

Unas cuantas chuches puntuales no hacen daño a nadie, y a los gatos les fascinan. Darle alguna por sorpresa de vez en cuando puede ser un buen estímulo que le alegre el día.

5) Comida equilibrada

Darle una alimentación correcta es alejarlo de las enfermedades y ayudarle a que crezca feliz. Una opción es combinar el pienso seco con la comida casera, así no se aburrirá y tendrá todos los nutrientes que necesita, además de que disfrutará mucho más de este momento.

6) Juguetes y juegos

Crea un ambiente para que tu gato se distraiga. Desde juguetes hasta rascadores, hay muchos artículos que pueden ayudarte a que tu gato desarrolle su instinto cazador y satisfaga su curiosidad. Algunos de estos artículos que puedes usar son las cañas y los juguetes tipo rompecabezas.

No te olvides de compartir un rato de juegos con él, la interacción entre los gatos y sus dueños es fundamental para su correcto crecimiento y desarrollar su capacidad de socializar.

Conclusión:

Quién quiere a alguien hará cualquier cosa para verlo feliz. Con nuestras mascotas ocurre lo mismo.

Hacer feliz a un gato es fácil. Asegúrate de cubrir sus necesidades básicas, de entretenimiento y de afecto, y con eso será suficiente para que tu gato esté contento y feliz. Y aunque parezca una obviedad, recuerda que no sonríen como nosotros. Pueden tener un posado serio pero al mismo tiempo sentirse alegres y bien consigo mismos y contigo.

Deja un comentario